Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Colectivos de todos los ámbitos (artistas, músicos, técnicos de sonido, informáticos deportistas, periodistas, pequeños comercios...) aportan su grano de arena durante estos meses para que la desescalada no se convierta en una penosa escalada para muchas familias que no logran llegar a fin de mes. 

La Despensa Solidaria de Villa de Vallecas realizó el pasado 9 de Mayo un Festival de música online solidario gracias a un amplio grupo de músicos con el cual han conseguido recaudar 5.700 €, que han sido destinados para hacer acopio y abastecer las despensas con alimentos.

Otros eventos solidarios han sido "La carrera del Rayismo", que ha recaudado 6384€ y muchos otros eventos que podéis encontrar en su pálgina web, ejemplo de acciones solidarias.

Daniel Almagro y Lola Díaz, junto a sus siete hijos, acogen en las instalaciones donde viven (la "Misión Emmanuel" de la Asociación Abraza África) a personas que rescatan de la exclusión social.

Actualmente comparten el confinamiento por la pandemia con personas como Naiara, brasileña, que junto con su hija tuvo que huir de Honduras, perseguida y herida de bala por su activismo a favor de la comunidad LGTBI.

O junto con Mammadou, senegalés, que viajó en patera a nuestro país en busca de una vida mejor.

Todos ellos se refugian en este paraíso situado en las afueras de Madrid, en Tres Cantos.

Vídeo relacionado

En el este de Inglaterra, ante la dificultades que ocasiona la pandemia, especialmente a familias vulnerables, hay respuestas solidarias, como la este profesor que camina diariamente 8 kilómetros para llevar comida a las familias más necesitadas de sus alumnos.

Zame Powles cada día carga con 18 kilos de comida, repartidos a la espalda, contra el vientre y en cada mano, para recorrer la distancia que en tiempos de confinamiento le separa de estas familias que disponen de pocos recursos.

Seguro que dentro del aula también es un estupendo docente.

Vídeo relacionado

Emilio Ramírez trabaja como celador en el hospital de La Paz durante esta pandemia. Pero lo extraordinario de esta noticia es que después de varios años moviéndose en el mundo del narcotráfico y tras pasar por cinco cárceles, decidió de forma tajante abandonar su vida delictiva anterior, sacarse el graduado escolar, aprobar el examen de acceso a la universidad para mayores de 25 años y cursar la carrera de Derecho.

Después de mandar su currículum a muchos lugares de España, hace unos meses, y en plena pandemia, le llamaron de este gran hospital de Madrid. 

Ahora lleva en silla de ruedas a pacientes infectados por el coronavirus de un lugar a otro del hospital. siente que está realizando algo importante en su vida por primera vez, mientras pasa ocho horas en uno de los principales focos de infección, pero disfrutando de esta magnífica experiencia de ayudar a los demás en sus peores momentos.

Hay noticias que nos sorprenden y nos llaman la atención de forma muy positiva. Gestos solidarios que no piden nada a cambio, como el de este lector de un periódico que leyó la noticia de una joven que hacía cola para pedir comida uno de estos días del confinamiento, su madre no trabaja y a su padre le han reducido la jornada, además tiene un hermana de siete años.

El madrileño Israel García, cuyo origen está en el mismo barrio de Madrid, Vallecas, como el que habla el reportaje, quedó impactado por la historia y decidió contactar con la familia y ayudarla.

La vejez, el confinamiento, la soledad, la dependencia…- me decía recientemente un amigo- ha sido la causa última del fallecimiento de un familiar de 86 años en un incendio doméstico. El hecho trágico ha ocurrido en Zalamea de la Serena, esa población extremeña que todos los años sus gentes se unen y representan la lucha del mítico alcalde por defender la dignidad de su hija…

A bastantes kilómetros de distancia, en Vitoria-Gasteiz, Sofía Rodríguez, titulada en atención sociosanitaria, trabajadora en Residencias y fundadora de la Asociación Psikopompo, ha llegado a la misma conclusión y trata de aliviar el aislamiento de los mayores: el silencio, la soledad y el miedo, durante este periodo de confinamiento, es una mezcla peligrosa para nuestros abuelos: Parece mentira que en pleno siglo XXI, en plena era de la información, la soledad se haya colado con tanta fuerza en muchas casas- se lamenta.

¿Nos lamentamos y nos quedamos tranquilos? ¡No! Vamos a buscar radios (transistores), ese icono de la generación de la posguerra (llevaba consigo el calor de la compañía, la cercanía de la palabra y el entretenimiento) para que ningún mayor tenga el silencio como acompañante perpetuo. Serán las palabras radiofónicas las que acompañen su atardecer y le preparen para ese mundo de los sueños diario. ¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo: Pedimos radios a la población vitoriana. En menos de media hora tenía más de 300. Hoteles, empresas, personas particulares hicieron su donación que se repartieron en residencias y domicilios particulares. Ahora tiene pendientes el reparto de más de 500 y una serie de direcciones para recoger más.

En estos días en que todos resistimos la pandemia siguiendo las recomendaciones dictadas, que nos esforzamos en frenar los contagios, que aplaudimos a los profesionales que se arriesgan por ayudarnos en la enfermedad y en el día a día de nuestras necesidades, también queremos recordar a nuestros difuntos. Esta necesidad tan humana de acompañar a los nuestros ha hecho surgir de la ciudadanía y secundada por ayuntamientos, iglesias y diversas asociaciones como Amica o Mensajeros de La Paz, la iniciativa de hacer tañer las campanas de todos los municipios españoles a las 12 de la mañana, en recuerdo de los fallecidos y en apoyo a los enfermos por el COVID19.

Esta iniciativa pretende fomentar, desde la empresa, la participación en una gran red vecinal; cada empleado en su escalera, con sus vecinos... La Fundación Alicia y Guillermo, en colaboración con la Fundación Mayores de Hoy, Red Senior y Entremayores, lanza una nueva parte de su campaña #NingunaPersonaMayorSola frente a la crisis del Covid19.

Esta fundación se ocupó desde el primer momento de adaptar sus programas a la nueva situación, para hacer frente al forzoso aislamiento, que deja a muchas personas mayores solas en sus hogares.

Vídeo relacionado