Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Carta abierta a un joven que duda

Valora este artículo
(0 votos)
Torres metálicas para parques eólicos construidas en Asturias y almacenadas para su transporte en el puerto de Avilés. Torres metálicas para parques eólicos construidas en Asturias y almacenadas para su transporte en el puerto de Avilés. JLCEREIJIDO EFE

Hoy publicamos esta "carta" que nos envía un socio de MundoMotiva, en donde resume un artículo de Luis Garrido aparecido en el periódico El País.

"No lo pienses más

No abandones tus estudios

El futuro (próximo) es tuyo

Lo dicen los datos de la historia

Se lo habrás oído a tus padres. Ellos vivieron la larga crisis anterior (1976-1985) con restricciones. Ante las dificultades de integrarse en el mundo laboral optaron por estudiar, sobre todo las mujeres. Tuvieron que pedir ayudas pero no se arrepintieron. El nivel educativo alcanzado fue una ventaja frente a los mayores de entonces. En 2007 España superó los 20 millones de ocupados, duplicando el empleo de 1985…

Ya sabes que algunos augures han pronosticado las mismas desventuras a vosotros/as que os ha tocado vivir esta nueva crisis (2008-2013). Tú conocerás, seguramente a ¿muchos? compañeros/as que durante los 14 años de crecimiento del empleo (1994-2007) se olvidaron de la lección de sus padres y…abandonaron los estudios por… (vamos a llamarle “desmotivación”). En pocos años se ha duplicado el número de varones que solo tiene el título de enseñanza primaria… Y supongo que consideres conmigo que ha sido un error.

Es un hecho que para la llamada primera juventud (de 16 a 24 años), a largo plazo, el estudio es más productivo que el trabajo descualificado. Tanto la Enseñanza Profesional como la Universitaria es una inversión en “capital humano” que supone una mejora en el sistema productivo nacional sin que ello suponga una merma en tus características personales. Pensando, reflexionando eres un ser productivo.

Estarás conmigo que los que más han sufrido –durante la crisis y en los primeros años de recuperación- son esos que tú conoces que dejaron sus estudios por ese paraíso momentáneo que era el trabajo no especializado que proporcionaba independencia y hasta un cierto orgullo frente a los que estudiaban. Hoy día no encontrarás un solo testimonio de persona que no se halla arrepentido del tiempo malogrado… ¡Si se pudiera dar marcha atrás!

Una vez más te recomiendo: Sigue el buen hacer de tus padres. Tus hijos te lo agradecerán.

Un amigo"

 

El artículo en que se basa esta carta podéis encontrarlo en https://elpais.com/elpais/2018/05/22/opinion/1526982750_545954.html

 

Información adicional

Visto 472 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Junio 2018 04:47