Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Charles Michèle de l'Epée, padre de la educación pública para sordos

Valora este artículo
(0 votos)
El padre Charles Michèle de l'Epée enseña lenguaje de señas a un sordomudo El padre Charles Michèle de l'Epée enseña lenguaje de señas a un sordomudo API/GAMMA-RAPHO GETTY IMAGES

El clérigo francés Charles Michèle de l'Epée contribuyó de manera decisiva al acceso a la educación pública y gratuita de los sordos. Para ello empleó la lengua de signos que él inició. Educó, instruyó y formó a una población abandonada que nadie sabía cómo entender y a la que nadie quería atender. Su actuación positiva y desinteresada en el pasado ha llegado hasta nuestros días y actualmente la lengua de signos está implantada en todos los ámbitos.

Nació dentro de una familia adinerada y esto le permitió poder estudiar y posteriormente emplear su fortuna en ayudar a personas con esta diversidad funcional, que en el siglo XVIII tenían graves problemas para sobrevivir.

Obtuvo el título de Teología a los 17 años, y desarrolló, como pedagogo y logopeda, un método sistemático para enseñar a las personas con discapacidad auditiva un alfabeto manual, al que llamó Lengua de Signos Francesa, que fue adaptado a la Lengua de Signos Americana unas décadas después de su muerte. Su trabajo, altruista y muchas veces filantrópico con su propia riqueza familiar, lo han convertido en una figura determinante.

El verdadero avance del clérigo en la educación de sordos fue su afirmación de que las personas sordas deben aprender visualmente lo que otros adquieren al escuchar, y su método de enseñanza sentó las bases de la instrucción sistemática de sordos posterior. “Todos los sordomudos que recibimos ya tienen un lenguaje”, escribió. “Tienen el hábito de usarlo y comprenden a los demás que lo hacen. 

 

Visto 117 veces Modificado por última vez en Sábado, 24 Noviembre 2018 15:48

Medios

Video #21: Charles Michel de l’Épée