Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Cómicos presos, monólogos libres: Talleres de humor en la cárcel

Valora este artículo
(1 Voto)
Jorge Loza, en primer plano, con sus alumnos Jorge Loza, en primer plano, con sus alumnos L. RICO

Diez presos de la cárcel alavesa de Zaballa participan en un Taller de Monólogos “Comedia y Honestidad”, una iniciativa pionera en la que los reclusos hurgan en su interior con el humor –a veces negro– como terapia. El escenario les ayuda a reconstruirse, a gestionar sus impulsos, y a aceptarse mejor cuando ven que les aceptan como son. “Empiezan por reírse de sí mismos y a partir de ahí articulan el monólogo” que después representan con total libertad en el salón de actos, explica el politólogo y cómico, Jorge Loza, director del taller.

Más abajo os dejamos una interesante crónica de esta noticia adaptada por un socio de MundoMotiva (J.M.S.)

 RIASE DE SI MISMO…es terapéutico e integrador

(Un taller de humor en la cárcel)

Cuentan que hubo un filósofo griego muy original (aunque todos lo son) llamado Sócrates que solía pasear acompañado de un grupo de jóvenes que se lo pasaban muy bien cuando el maestro “sacaba los colores” a los supuestamente entendidos de la ciudad. Con hábiles preguntas les llevaba a contradicciones que demostraban que no tenían los saberes propios de su oficio, aparentaban solamente ser profesionales…A los discípulos se les escapaba alguna sonrisa o carcajada. ¿Qué buscaba este hombre? ¿Humillar a las autoridades del momento? ¡No! Su tesis  se podría resumir en: El auténtico saber da autoridad y… moralidad. El “bueno” ha descubierto los secretos de la vida y esto le da una energía vital para caminar en esa dirección. En cambio, el “malo” es un ignorante, no sabe vivir. Consejo: Aprende… ¡canastos!

¡Ah! Este filósofo parece que no escribió nada. ¿Era vago? No lo sabemos. Pero lo mismo que su discípulo Platón consideraba que la palabra tiene que ser viva, caliente, ardorosa, es decir hablada. La palabra escrita tiende a “momificarse”, la repetimos memorísticamente y pierde calidad, viveza…

¿A qué viene esta introducción aparentemente atemporal? Porque el politólogo y cómico Jorge Loza (no sabemos si es hincha de la metodología socrática) está realizando un taller de monólogos (Comedia y Honestidad) en la cárcel alavesa de Zaballa con presos de la misma. Reírse es liberador: “Empiezan por reírse de sí mismos y a partir de ahí crean el monólogo”.

Pero, oiga...- le espetamos-  estamos hablando de “malos” y “muy malos”. A estos ni agua… “Aprenden a vivir con la culpa y la vergüenza que arrastran, pero sin que les merme como seres humanos”- contesta justificando su labor. Está documentado. Realizó su tesis doctoral sobre el tema: La dimensión política  y terapéutica del stand up comedy (monólogos). “Los monólogos pueden ayudar a paliar el dolor de las víctimas de género o maltrato psicosocial. Pueden ser una herramienta de reinserción”

En el taller se respira un compromiso con la verdad y la dignidad mientras comparan la cárcel con un Sálvame Deluxe “porque las emociones y la confusión están a flor de piel”

Loza se integra en el taller. Cuenta que al presentar el programa preguntó a uno de los reclusos: “¿Y tú por qué estás aquí?” Este le contestó: “Por asesinato” y a continuación le devolvió la pregunta al presentador: “¿Y tú?”. Obviamente le respondió: “¡Yo vengo aquí como cómico”. La respuesta fue visceral: ”Joder, pues sí que tienes que ser malo”…

 (Entresacado del diario EL PAIS, 23 de noviembre de 2019, pg. 23, artículo titulado COMICOS PRESOS, MONÓLOGOS LIBRES)

 

Si quieres colaborar con nosotros o recibir más información http://www.mundomotiva.org/nosotros/hazte-socio.html

Visto 443 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Diciembre 2019 18:56