Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

PSIKOPOMPO, una asociación que busca la compañía de la voz para el mayor en confinamiento

Valora este artículo
(1 Voto)
Sofía Rodríguez entrega diez radios a la responsable de la residencia Víllodas, a doce kilómetros de Vitoria, Sofía Rodríguez entrega diez radios a la responsable de la residencia Víllodas, a doce kilómetros de Vitoria, Anabel Jorge.L. RICO

La vejez, el confinamiento, la soledad, la dependencia…- me decía recientemente un amigo- ha sido la causa última del fallecimiento de un familiar de 86 años en un incendio doméstico. El hecho trágico ha ocurrido en Zalamea de la Serena, esa población extremeña que todos los años sus gentes se unen y representan la lucha del mítico alcalde por defender la dignidad de su hija…

A bastantes kilómetros de distancia, en Vitoria-Gasteiz, Sofía Rodríguez, titulada en atención sociosanitaria, trabajadora en Residencias y fundadora de la Asociación Psikopompo, ha llegado a la misma conclusión y trata de aliviar el aislamiento de los mayores: el silencio, la soledad y el miedo, durante este periodo de confinamiento, es una mezcla peligrosa para nuestros abuelos: Parece mentira que en pleno siglo XXI, en plena era de la información, la soledad se haya colado con tanta fuerza en muchas casas- se lamenta.

¿Nos lamentamos y nos quedamos tranquilos? ¡No! Vamos a buscar radios (transistores), ese icono de la generación de la posguerra (llevaba consigo el calor de la compañía, la cercanía de la palabra y el entretenimiento) para que ningún mayor tenga el silencio como acompañante perpetuo. Serán las palabras radiofónicas las que acompañen su atardecer y le preparen para ese mundo de los sueños diario. ¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo: Pedimos radios a la población vitoriana. En menos de media hora tenía más de 300. Hoteles, empresas, personas particulares hicieron su donación que se repartieron en residencias y domicilios particulares. Ahora tiene pendientes el reparto de más de 500 y una serie de direcciones para recoger más.

Y creó una asociación con un nombre curioso: PSIKOPOMBO (del griego psyché: alma... y pompós: el que guía o conduce…Según la mitología “el que acompaña al alma al más allá” pero también ayuda al renacimiento, a salir de espacios “muertos” donde se encuentra atrapada…) toda una justificación de sus intenciones. ¡Qué mejor acompañamiento que la palabra cercana!: Es fundamental que oigan a través de la radio que hay mucha gente luchando por ellos.

Y si la palabra es musicalizada mejor. Son proyectos que pretenden realizar… a corto plazo. Es su deseo. Sofía es compositora e intérprete y la Asociación quiere realizar conciertos en los jardines de las Residencias intentando “armonizar” esos espacios muertos que ha dejado el coronavirus… Se emocionan muchas veces solo por el hecho de que te acuerdes de ellos… De paso les devolvemos algo de su dignidad perdida

 (Resumido del periódico EL PAIS, viernes 17 de abril de 2020, página 18)

https://elpais.com/espana/2020-04-16/radios-solidarias-contra-la-soledad.html

Visto 633 veces Modificado por última vez en Lunes, 27 Abril 2020 17:27