Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

 Audio

Texto

Hoy os traemos a escena dos historias que ensalzan valores éticos de la persona como son la paciencia y el pensar en positivo que realimenta la resiliencia, esperamos os gusten.

 

La primera está fechada en Dos Hermanas (Sevilla). Son varias asociaciones dedicadas a la lectura que cierran sus puertas. Pero una de ellas es especial. Se llama “Los Montecillos” y está formada por mujeres mayores en edad pero no en deseos de aprender. No tuvieron ocasión de manejar libros de texto en la escuela. Hubieran deseado “aburrirse” (en el lenguaje de los malos estudiantes) en el aula en unas circunstancias personales muy difíciles... 

Pero nunca es tarde. Frente a los que cogen el camino fácil de comprar falsos certificados que acrediten, supuestamente, el dominio de la lectura y un cierto reconocimiento social… ellas, guiadas por el amor propio, han aprendido a leer hace poco y se dedican a “devorar” novelas, un género que les atrae como principiantes… Un aplauso sincero

 

La segunda noticia está fechada en el Giro de Italia. La 18 etapa ha sido ganada por De Bondt, un belga de 30 años, poco conocido por sus éxitos deportivos…Se dedica, en el argot del ciclismo, a ser lanzador (preparar el camino para sus compañeros) de los sprinters (grandes velocistas). 

Pero su éxito personal es admirable: A los 22 años (no era ciclista profesional) “me rompí la crisma por varios sitios cuando reventó mi rueda trasera en el Tour de Vendée y destrocé el casco contra un muro de hormigón”. Otros se hubieran retirado viendo las consecuencias de la caída: “Estuve dos semanas en coma, me resucitaron, volví a aprender, a andar, a hablar, a tragar, a pedalear…”. 

En 2016 ganó una carrera; en 2020 fue campeón de Bélgica; en 2022 esta etapa del Giro. Es obvio la sensación de triunfador: “Me siento una inspiración para muchos, y es un honor poderme sentir un ejemplo. Y por eso estoy siempre contento”. 

A la pregunta del periodista sobre el secreto de ese espíritu de superación contesta rotundo: “La persistencia es la clave. Nunca puede nadie dejar de creer en él mismo”

 

Dos noticias diferentes, de personas distintas pero con el mismo mensaje: Sé tú mismo/a…pero supérate

Autor: Jesús Soriguren, socio de Mundo Motiva

Narrador: José M. Fernández, socio presidente de Mundo Motiva

José María Fernández

Quiero recordar tres mensajes expuestos en los artículos anteriores:

En la primera publicación Pedro María nos ilustró el tema con una historia sobre el pescador y el profesor de Harvard en donde se plantea la disyuntiva entre la ambición y la conciliación familiar y social.

Es de resaltar la definición que nos deja Pedro María sobre los valores éticos como las fuentes, principios y cualidades que caracterizan a una persona y la sociedad en la que está inmersa, en la expresión de sus actos fundamentalmente positivos para el grupo social a que pertenece.

En su segunda composición nos invita a que practiquemos la "elegancia social" de los valores para crear y recrear un mundo mejor.

En este artículo de cierre nos presenta las conclusiones que nos harán madurar en este extenso escenario de los valores éticos.

Escuchemos y leamos a Pedro María.

Pedro María Rivera

Finalizo esta aportación añadiendo un artículo que escribí titulado “Anécdota de María: el descenso de categorías”. Se trata de una persona real que es reflejo de aplicación para sí, de valores de crecimiento y un ejemplo para los demás. Para evitar su identificación he modificado el nombre y la carrera profesional de la misma.

 

«María es actualmente catedrática de sociología en una importante universidad española. Este era su gran sueño, que consiguió gracias a tomar una decisión que muchos no comprendieron en su momento. Finalizó los tres últimos años de su carrera cuando ya se encontraba trabajando en una multinacional; compaginaba, como tantos otros, trabajo y estudio. El puesto que desempeñaba no tenía apenas conexión con sus conocimientos y menos con sus expectativas académicas, pero necesitaba llevar un sueldo a casa y pagarse los estudios. Percibía importantes incentivos económicos y dietas por una labor que implicaba numerosos viajes.

 

De repente surgió una ocasión para ella: se había creado un puesto en otra área profesional de la empresa, con una categoría inferior a la suya, pero acorde con su proyecto de carrera. Esta era la parte más atractiva, ya que lo menos importante era la categoría profesional y el salario, y aunque suponía un descenso de tres niveles profesionales y su consiguiente reducción económica, ella lo vivía como una gran oportunidad: si se ajustaba a los mínimos para cubrir sus necesidades podía sentirse más realizada al desarrollar una actividad acorde con su perfil, ser aún más útil para su empresa, centrarse en la finalización de su proyecto de carrera y, tal vez, lograría ser catedrática más tarde una vez fuera de esa empresa.

 

La vacante, al no ser cubierta por personas de dicha área en la primera convocatoria interna, saltaba a todas las áreas de la organización antes de hacerse un ingreso del exterior, así que ella se presentó al puesto.

 

Se originaba un problema organizativo e incluso legal pues ¿Cómo se iba a autorizar a alguien a presentarse a un descenso de tres categorías? Ni siquiera lo tenían previsto los sistemas, ni la documentación protocolaria se presenta al descenso de…”, parece de risa pero fue real. Se tuvo que reunir hasta la dirección de relaciones laborales con el comité de la empresa y no hubo más remedio que aceptar el documento de su solicitud de acceder a la plaza en cuestión.

 

Como ya se pueden imaginar logró su concurso en los exámenes correspondientes. Poco tiempo después recuperaba su listón económico y profesional por sus propios méritos. Su notoriedad interna era más que evidente. Después de una excedencia para preparar su doctorado reingresó en su empresa y más tarde se despidió de la misma para incorporarse al mundo universitario en donde ejerce con gran prestigio».

 

Hasta aquí esta anécdota. Tenemos el reto permanente de aportar valores de Solidaridad, de Desarrollo personal, de interés y preocupación Social en nuestras actividades hacia los demás, trabajando en equipo, aportando ideas y conocimientos en cualquiera de los entornos en los que nos movamos -el familiar, el educativo, el empresarial, el religioso, el deportivo…-. Ánimo, que el mundo más cercano y lejano nos necesita.

 

Terminaba esta notas y reflexiones en días solemnes de las letras y de la lectura: la Fiesta de San Jorge -Día del Libro-, en San Sebastián de los Reyes, el 24 de abril de 2022. Gracias por su paciencia y atención.

Autor: Pedro María Rivera, simpatizante de Mundo Motiva y genio compositor e intérprete de guitarra española

 Segunda parte del artículo de Pedro María Rivera

Audición:

 

Texto:

Resulta muy evidente y nos llama la atención cómo personajes famosos de la sociedad en general reflejan su personalidad e imagen positiva o negativa mostrando conductas, convicciones, sentimientos, etc. que nos transmiten bien valores éticos y honestos o justo los contrarios respecto a lo que compartimos y demandamos. En sentido positivo son una muestra de personas que se afanan en la paz, en la justicia, en el respeto y la libertad y decimos que poseen esos valores que nos permiten la convivencia respetuosa y el logro del bienestar social colectivo. En sentido de carencia de estos, queda en evidencia su individualismo egocéntrico, su falta de empatía, su apatía ante situaciones que requieren de solidaridad y nos muestran dejadez e injusticia.

 

Todo lo anterior positivo igualmente lo podemos observar en nuestro alrededor -familia, amigos, vecinos, conocidos…- y conviene reforzarlo, reconocerlo, potenciarlo. Practiquemos la “elegancia social” de los valores para crear -recrear- una sociedad mejor.

 

Recuerdo que cuando aprobé el Acceso a la Universidad para mayores de 25 años, uno de los temas “estrella” fue exponer sobre la repercusión de los valores en la persona y en la sociedad. Tuve la oportunidad de explayarme pues tenía reciente una extensa formación, muy valiosa en su contenido, que me facilitó la multinacional en cuya área de RR. HH. trabajaba entonces. La valoro de ese modo pues el equipo que vino a España desde EE. UU. era un potente grupo de profesionales de Psicología Social pilotado por Clare V. Graves (1914/1986). Algunos fueron asesores de importantes personajes, por ejemplo el conocido como Don Beck -Don Edward Beck-, trabajó con Nelson Mandela. Este grupo de formadores con una inmensa labor y trayectoria, nos ofreció una amplia visión de la evolución del ser humano, de la sociedad en general y de sus valores, revisando las diferentes escuelas y estudios de motivación, modelos de comunicación y el desarrollo de la persona en todo tipo de organizaciones y países.

 

Aunque sea un atrevimiento por mi parte resumir todo lo tratado, quiero dejar una pincelada de aquel gran recuerdo vivido intensamente. Destaco el concepto de sistemas de valores en la evolución humana y algunas características de estos: la Trascendencia, dando sentido a la vida individual y social; la Durabilidad en el transcurso de la existencia; su carácter Íntegro, que no es divisible; su Aplicabilidad a situaciones concretas de la vida; la Satisfacción que producen; su Divergencia polar, es decir el valor positivo y el negativo, valor y contra-valor; el sentido Evolutivo y la Flexibilidad pues surgen cambios con las necesidades y experiencias de los individuos y de la sociedad; la Jerarquía de valores, unos son considerados de rango superior -libertad, respeto, dignidad…-, otros tienen un nivel más básico en función de necesidades personales.

 

En términos del profesor Graves, “los niveles de la existencia de la naturaleza humana se preparan para un salto trascendental futurista”. En la evolución del ser humano, los nuevos tiempos generan nuevas formas de pensar. En el mundo organizacional hemos ido pasando de “cómo tratar al personal” al “capital humano”, a los recursos humanos, a la responsabilidad social, etc. Otro tanto ha sucedido en el mundo escolar: la tecnología educativa revisa la formación de formadores empatizando más con el formando. En la sociedad hoy día hablamos de ecologismo, de planteamientos globales, de igualdad, de resiliencia, de gestión de los residuos… La naturaleza humana es cambiante debido a las condiciones de vida, creando nuevos sistemas y nos vamos adaptando a situaciones renovando o actualizando algunos valores orientándolos a los nuevos problemas existenciales de la vida humana: de etapas por la subsistencia individual nos vamos adentrando en una sistema de valores que se orienta más hacia el ser, a la vinculación y sensibilidad hacia los problemas tanto ecológicos como sociales, en ocasiones por recuperar “el norte” posiblemente perdido. En la trastienda de todo ello se pueden apreciar y enlazar distintas escuelas de Motivación como la Pirámide de Necesidades de A. Maslow -Fisiológicas, Seguridad, Pertenencia, Reconocimiento y Autorrealización-, la Teoría de Motivación-Higiene de F. Herzberg, la Necesidad de reconocimiento-Caricias del Análisis Transaccional de E. Berne.

 

El desarrollo de la aportación de Graves se plasmó en la denominada Dinámica Espiral, como un modelo de análisis de valores en evolución, ampliado por varios de sus colegas, el citado Don Beck, Christopher Cowan, Ken Wilber y otros, quienes han aplicado estos conocimientos en ámbitos organizacionales, sociales y culturales. En esencia, recuerdo que según la clasificación de las etapas de valores contempladas, el ser humano y nuestra historia como sociedad pasa por las siguientes fases o se observan combinación de las mismas:

 

  1. Reactiva de subsistencia, motivada por la supervivencia y las necesidades básicas del cuerpo.

  2. Tribal, como posicionamiento de estabilidad social con utilización de supersticiones e ídolos y líderes populistas.

  3. Egocéntrica, orientación de poder o fuerza individual.

  4. Normativa-Reguladora, basado en el valor de las reglas y el énfasis de enfoques religiosos.

  5. Competitiva, fundamentada en el pragmatismo materialista.

  6. Personalista-Social, con orientación por la pertenencia y preocupación por los demás, con relativismo cultural y retorno de lo afectivo y el relax corporal.

  7. De Conciencia Existencial, como humanidad integrada, reconociendo los valores de las etapas anteriores.

  8. Experiencia existencial, necesidad de contemplar y estabilizar la vida a largo plazo.

Ante cualquier situación de tensión o dificultad podemos reaccionar en aplicaciones de lo que casi siempre hemos llamado “san para mí” o tener una visión futurista, más solidaria de vivir y dejar vivir, asertiva y empática que permita comprender -respetar- otras perspectivas e ir avanzando con valores de esa conciencia existencial global.

 

Hasta aquí el recuerdo y resumen sobre la experiencia de aquel grupo estadounidense. A la formación recibida pude añadir una serie de actividades con diversos colegas de grandes empresas, ya que recibimos juntos aquellos seminarios y elaboramos proyectos coordinadamente. Como observarán yo mismo me expreso con valores de agradecimiento, de valoración de la labor de otros profesionales, de trabajo en equipo pues hicimos tarea juntos, de afecto y reconocimiento hacia la responsabilidad social corporativa de grandes organizaciones que nos facilitaban la preparación más adecuada para extender y aplicar esta formación a nivel organizativo para la mejora de la comunicación, el liderazgo, la negociación… y el desarrollo de las personas, en general. 

 

Autor: Pedro María Ribera, simpatizante de Mundo Motiva y genio compositor e intérprete de guitarra española

 

Audición

Texto

Hola amigos seguidores de Mundo Motiva. Hoy hemos pensado que sería útil hacer una pausa y madurar el concepto de valores éticos. Para ello hemos invitado a este canal de comunicación a Pedro María Rivera.

Pedro María es persona muy querida en San Sebastián de los Reyes por su siempre amable trato, su cercanía a todos y sobre todo por su talento artístico musical.

Pedro María nos sorprende con una disertación minuciosa que nos aporta luz en el extenso concepto de los valores éticos, que al igual que los diez mandamientos podría resumirse en un sólo valor ético: "Ser bueno ante la vida".

Pedro María nos ha preparado un gran trabajo de investigación que presentamos en tres partes una introducción, una segunda de detalle y finalmente las conclusiones.

 

Bien, escuchemos y leamos lo que Pedro María nos ha preparado que a buen seguro no nos defraudará. ¡Adelante Pedro María!

Al abordar este tema no podemos por menos que clarificar, lo más posible, el significado y marco de referencia del término valores pues tiene un amplio contexto de aplicación y su correspondiente escala: valores intelectuales, estéticos, afectivos, morales, religiosos, sociales… A buen seguro que estaremos de acuerdo en que el contexto más importante y recabado es de orientación social bien sea familiar, educativo, del mundo deportivo, empresarial, religioso o de implicación sanitaria y salud. Por otra parte, los valores están presentes en la sociedad desde los inicios de ésta y para las personas siempre han existido cosas, hechos, circunstancias de valor: la bondad, el bienestar, la verdad, el bien en sí mismo, la belleza, el sentimiento de felicidad, la virtud… Pero también la humanidad, en evolución, ha ido modificando en el transcurrir del tiempo criterios y conceptos de los valores: modos y costumbres sociales, planteamientos estéticos, el bienestar general, los aspectos de prestigio, principios éticos…

Antes de adentrarnos invito a recordar una versión del cuento “El sentido de la vida”:

«Un hombre de negocios norteamericano estaba en el embarcadero de un pueblecito costero de México cuando llegó una barca con un sólo tripulante y varios soberbios atunes. El norteamericano felicitó al mexicano por la calidad del pescado y le preguntó

-¿cuánto tiempo ha tardado en pescarlo.

El mexicano replicó:

- Oh, sólo un ratito.

Entonces, el norteamericano le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para coger más peces. El mexicano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia. A lo que el hombre de negocios norteamericano añadió:

- ¿Y qué hace usted después con el resto de su tiempo?

El pescador contestó:

- Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis nietos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada atardecer al pueblo a tomar unas copas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor.

El norteamericano dijo con tono un poco burlón:

- Verá, soy un graduado de Harvard y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo a la pesca y con las ganancias comprarse una barca más grande. Con los beneficios que le reportaría esta barca grande, podría comprar varias más. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de pesca. En vez de vender su captura a un intermediado, la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de esta aldea y mudarse a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y finalmente a Nueva York, donde dirigiría su propia empresa en expansión.

- Pero, señor, ¿cuánto tiempo tardaría todo eso?

- De quince a veinte años.

- Y luego ¿qué?

El norteamericano soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:

- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.

- ¿Millones, señor? Y luego ¿que?

- Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo costero donde podría dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con sus nietos, echar la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos».

En general, el término valor o valores tiene un significado positivo. La Real Academia Española de la Lengua en relación con aspectos de orientación social nos ofrece una amplia visión con términos de utilidad, de bienestar, de cualidades personales, de la importancia de una acción, palabra, cosa, etc., de eficacia y firmeza de una actividad para producir efectos positivos, de virtud y bienestar.

Si decimos “los valores están en alza o a la baja” es bastante obvio que tiene resonancia a una operación mercantil, a depósitos o fondos monetarios. Si nos expresamos con un ¡hay que echarle valor!, presupone un estado de ánimo para acometer algún objetivo que implica dificultad que hay que superar. Incluso se puede utilizar mostrando una actitud de defensa de una actuación no correcta, por ejemplo ¡hay que tener valor para haber dicho o hecho tal cosa!

Ojalá que la expresión formulada en el título fuera una asignatura que se pudiera ofrecer como una merienda o aperitivo, que ante cualquier situación en la que faltase un determinado valor, se apelara a solicitar su aplicación inmediata para ubicarse en situación de conducta correcta y adecuada y reconducir esa situación al compararse una con otra.

En definitiva los valores son las fuentes, principios y cualidades que caracterizan a una persona y la sociedad en la que está inmersa, en la expresión de sus actos fundamentalmente positivos para el grupo social al que pertenece. Desde el punto de vista conductual los valores éticos son las bases para orientar adecuadamente y diferenciar los que es correcto de lo que no lo es. Aparecen entonces los principales: el respeto, la justicia, la libertad, la honestidad, la responsabilidad -habilidad de responder asertivamente-, la ciencia de la paz -paciencia-, la lealtad y trabajo en equipo, la equidad, la integridad, la empatía, la nobleza… Esas fuentes nacen en los manantiales del desarrollo individual en su entorno familiar, en las experiencias escolares y sociales cercanas y en visitas y aprendizaje fuera del marco residencial propio, en la formación en recursos humanos y a través de medios de información comunicación y RR. SS.

Autor: Pedro María Rivera, simpatizante de Mundo Motiva y genio compositor e intérprete de guitarra española

Hacer todo lo que toca

no nos garantiza el éxito;

no hacerlo,

casi con toda seguridad,

nos garantiza el fracaso

Escucha la entrevista que aparece más abajo:

Todavía tenemos en la memoria la heroica victoria de Rafa Nadal cuando tenía todos los boletos de la Lotería para perder el partido. Los elogios no han cesado: su fortaleza mental, su entereza ante las dificultades, su capacidad de sobreponerse ante la adversidad y…un largo etcétera…

El asombro va unido a la pregunta: queremos saber cómo se “fabrica” este tipo de persona y en el menor tiempo posible. Con la mentalidad del observador consumista nos preguntamos si hay alguna receta de efecto inmediato…

Se lo preguntamos  a su tío y ex-entrenador personal, Toni Nadal, que tanto ha influido en su vida.

Pregunta.- Creo que el mundo entero está rendido ante la fortaleza mental de su sobrino. ¿Cómo lo explica? ¿El héroe nace o se hace?

Toni Nadal.- Antes de contestar a tu pregunta te diría que admiro a mi sobrino, por supuesto…pero me asombra más toda que esa gente que quiere lograr algo importante en su vida no actúe así. 

Entiendo que cuando uno toma una decisión importante en su vida debe asumir la dificultad y el reto que todo ello conlleva…

De ahí mi sorpresa cuando constato que eso no se da de forma habitual

P.- ¿Se refiere solamente al campo deportivo?

T.N.-No, me refiero a todos los ámbitos, no solo el deportivo. 

Sería bueno que nos replanteáramos nuestros principios y que nos preguntásemos si con el modelo actual estamos formando correctamente a nuestros jóvenes y si les ayudamos a afrontar el futuro

P.- ¿Podría ser un poco más explícito? ¿A qué principios se refiere?

T.N.- Te leo un párrafo de un libro que, para mí, confirmó mis sospechas… 

En un pasaje del ensayo La civilización del espectáculo Mario Vargas Llosa 

escribe: “¿Qué quiere decir civilización del espectáculo? La de un mundo donde el primer lugar en la escala de valores vigente lo ocupa el entretenimiento y donde divertirse, escapar del aburrimiento, es la pasión universal”

P.- ¿Hemos de considerar el entretenimiento, la diversión, luchar contra el aburrimiento…como un contravalor?

T.N.- Por supuesto que no. Pero esa actitud tiene sus consecuencias,

 como dice Vargas Llosa: “De este modo, no aburrirse, evitar lo que perturba, preocupa y angustia 

y pasó a ser para sectores sociales cada vez más amplios de la cúspide a la base de la pirámide social, un mandato generacional”

Esto tiene consecuencias devastadoras para una buena formación del carácter.

P.- ¿Es un fenómeno actual? ¿Quién o quienes animan este…espectáculo?

T.N.- Esto no ha empezado ahora. 

Llevamos años de declive pero se ha agudizado ahora con el mundo tecnológico y el empeño de dirigentes que necesitan del favor popular y que piensan que contribuyen a crear un mundo ideal a la vez que alardean de su gran corazón, de su excelsa corrección y singular simpatía. 

Consecuencia: Desdeñamos lo que exige esfuerzo o lo que nos incomoda lo más mínimo

P.- ¿Esto lo ha visto en el mundo del tenis?

T.N.- Por supuesto. He visto cómo  se ha acentuado en los jóvenes la frustración, el hastío y el abandono enseguida cuando algo les turba o no les sale inmediatamente como desean. 

Las nuevas generaciones exigen en una medida cada vez más creciente que los entrenadores sean más divertidos, que las recompensas sean inmediatas y que se les aplauda al más mínimo avance…

P.- Estoy pensando en algunos profesores de nuestro sistema educativo cuando ejercen su trabajo…Se les pide que sean payasos que entusiasmen con su enseñanza…Es una pequeña reflexión. ..Pero la pregunta surge espontánea: ¿Cómo Rafa escapó a este ambiente poco exigente?

T.N.- La respuesta es sencilla: porque se acostumbró a ello. 

Rafa se preparó durante muchos años, prácticamente durante toda su vida, para afrontar la dificultad. 

Mi sobrino tenía la obligación (inculcada por mí al principio, asumida por él después) de no quejarse, de entrar en la pista con buen ánimo, de aceptar que las cosas no salen bien de inmediato…

P.- ¿Reconoce, entonces, que es mérito suyo como gran entrenador?

T.N. ¡Rotundamente NO! El aceptó la exigencia. 

Por ejemplo, de no romper una raqueta (signo de desánimo), de entrenar más tiempo de lo previsto, de no quejarse jamás y de pegarle a la bola, cada vez, lo mejor que pudiera. 

Y, sobre todo que aunque hiciéramos todo esto, no necesariamente las cosas saldrían bien.

P.- Yo recuerdo a los  profesores (que han dejado huella en mi vida) que sintetizaban su saber en pequeños slogan que después han sido principios que te han ayudado en la vida. ¿Es Ud. partidario de esa…metodología?

T.N.- El creció escuchando y, especialmente, asimilando toda una serie de frases que le repetía incansablemente: “

Si no eres capaz de derrotar a tu rival no le ayudes a que él te venza” 

“Hacer todo lo que toca no nos garantiza el éxito; no hacerlo, casi con toda seguridad, nos garantiza el fracaso”, 

“Cuando luchamos en una situación totalmente adversa, casi siempre acabaremos perdiendo; pero habrá un día en que conseguiremos darle la vuelta a la situación. Y ese día justificará todos los anteriores”, 

“Es muy difícil dominar la pelota si no eres capaz de dominar tu voluntad”. 

Todas esas frases Rafael las interiorizó y…las aplicó constantemente

P.- Pues, como oyente, me sigue confirmando que el mérito es suyo por las  enseñanzas tan personales. Con otro entrenador no hubiera sido lo mismo..

T.N.- Sin falsa modestia, no es así. Decirlo es muy fácil. 

El mérito es única y exclusivamente de él, porque estuvo dispuesto a obedecer, primero, y a interiorizar y aplicar después.

P. Tratando de ser objetivo ¿Ud. ha visto esta mentalidad en otros tenistas?

T.N.- Por supuesto, independientemente del número de trofeos conseguidos. 

Yo he visto este espíritu de lucha, esta concentración, esa fe en la victoria en jugadores como Wilander, Borg, Graf, Arancha Sánchez Vicario o en otros tenistas con menos éxitos deportivos. 

Lo inquietante es, sin duda, que hoy en día esto sea un hecho excepcional… 

P.- Muchas gracias por su disponibilidad y sinceridad. Mundo Motiva se lo agradece

 

La supuesta "entrevista" está entresacado del artículo que Toni Nadal publicó en El País el 2 de febrero de 2022, página 37 con el título "La imprescindible escuela de la dificultad"

Publicado con autorización de El País

Actores:

Entrevistadora: Mirta Calvo

Toni Nadal: José María Fernández, socio de Mundo Motiva

 

Autor del artículo: Jesús Soriguren, socio de Mundo Motiva

Durante la preparación de la ceremonia de entrega de los Premios Mundo Motiva 2021 pensamos en ofrecer como un pequeño detalle, un libro y buscamos entre los que nos habían hecho impacto recientemente. Encontramos uno que no por ser pequeño deja de ser muy valioso, "Buscando a Dios con los pies en el suelo" de Luis Enrique Hernández editado por la Fundación Mounier.

El libro nos parece un canto a la vida social que nos ilumina en las tareas que estamos desarrollando en Mundo Motiva. 

Para disfrutar más de su contenido pensamos en realizar una entrevista a su autor y así lo hicimos. Luis Enrique aceptó amablemente y grabamos la entrevista por teléfono. A continuación os ofrecemos las partes más relevantes de la misma.

 

Parte 1.- La pobreza se hereda

En este breve audio, Luis Enrique Hernández nos aporta su valiosa visión sobre la pobreza en nuestro mundo cercano.

 

Parte 2.- ¿Qué podemos hacer para romper la rueda de la pobreza?

En esta segunda pieza de la entrevista, Luis Enrique Hernández nos ilustra con acciones para mitigar la pobreza.

 

Parte 3.- Los valores éticos que intenta transmitir tu libro

Y para finalizar os traemos el tema de los valores éticos, alineado con nuestros objetivos de asociación. Realmente edificante. Os dejo con Luis.

Marta Rivas hace entrega del premio "Colaborador social ejemplar" a Rafael Lorenzo Arroyo de Asociación Basida

 

Texto del audio

La Asociación Basida surgió hace más de treinta años para dar acogida a los enfermos de sida, como su propio nombre indica, de ahí evolucionó a acoger personas con todo tipo de vulnerabilidad.

En la actualidad cuenta con tres casas donde estas personas viven. Mundo Motiva colabora con Basida en el proyecto "Soy paje de los Reyes Magos", donde hemos regalado a los habitantes de una de las casas un obsequio para la fiesta de Reyes. Con su delicadeza, Basida organizó una preciosa cabalgata para hacer llegar los regalos. Con esta asociación, Basida colabora Rafael. Rafael es voluntario allí. Yo entendía por voluntario alguien que echa unas horas a un proyecto pero no es el caso de Rafael. Hace ya más de treinta años este arquitecto dejó su vida para irse a vivir a una casa de Basida, dejó su profesión y su vida de clase media para dedicar 24x7 a los acogidos en Basida, a los que considera su familia. Allí hace desde una paella hasta dar de comer al que no puede hacerlo por sí mismo; desde llevar a alguien a un médico hasta atender las guardias por las noches en la casa. vive con y para ellos, no ha donado algo de tiempo o dinero, se ha donado a sí mismo.

Estas son las buenas noticias de este mundo, las que cuando conocemos se nos esponjan el corazón y nos dan esperanza en que el mundo puede ser cada vez mejor.

Ojalá se abrieran los telediarios con historias como la de Rafael, por todo esto premiamos a Rafael, por sus valores solidarios.

A continuación Rafael nos agradece el premio y nos deleita con una historia que nos narra y nos transmite la paz de espíritu que vive en la Asociación Basida...

 

Ir a la siguiente historia: María Antonia San Juan trabajadora social excelente en los Servicios Sociales  de Buitrago

 

Hoy en nuestra Web, os proponemos reflejar en vuestro icono de WhatsApp un mensaje que refleje el sentir de todos los seres humanos de cualquier nacionalidad, ucranianos, rusos, españoles, franceses … QUEREMOS VIVIR EN PAZ. 

"La Guerra es un fracaso de la política y de la humanidad". Papa Francisco.

 

Con tristeza, ya que aquí siempre intentamos volcar noticias positivas, nos ha parecido interesante, dada la situación en la que nos encontramos, reflejar un fragmento del “Comunicado de la Comisión General de Justicia y Paz” contra la guerra en Ucrania:

“La guerra sigue retratando a quienes deciden sobre la suerte de las personas con su evocación llena de discursos grandilocuentes que intentan justificar la muerte de su ciudadanía y validan las de otras personas que son tildadas de enemigas. Hombres, mujeres, niños y niñas, personas mayores pasan de ser sujetos a ser objetos y objetivos bélicos mientras que miles de proyectos, de sueños y de esperanzas se truncan de un plumazo.

Volvemos a ver las armas rugiendo, edificios destrozados, mareas de gente huyendo desesperada mientras se nos encoge el corazón, mientras nos preguntamos si no hemos aprendido nada del pasado, mientras nos cuestionamos cómo es posible que dictadores de todos los tiempos lleguen hasta donde han llegado y sobre todo, qué podemos hacer como personas titulares de derechos humanos para evitar que estos se sigan violando sistemáticamente por medio de la guerra”.

Ver en https://www.juspax-es.org/l/armas-rugiendo-en-europa/

 

Compuesto por Maruja Pérez-Monte, vocal y directora de proyectos en la Junta Directiva de Mundo Motiva