Por una sociedad más ética y un mundo más positivo

Para reflexionar. Recordando una experiencia...

Valora este artículo
(1 Voto)

 Segunda parte del artículo de Pedro María Rivera

Audición:

 

Texto:

Resulta muy evidente y nos llama la atención cómo personajes famosos de la sociedad en general reflejan su personalidad e imagen positiva o negativa mostrando conductas, convicciones, sentimientos, etc. que nos transmiten bien valores éticos y honestos o justo los contrarios respecto a lo que compartimos y demandamos. En sentido positivo son una muestra de personas que se afanan en la paz, en la justicia, en el respeto y la libertad y decimos que poseen esos valores que nos permiten la convivencia respetuosa y el logro del bienestar social colectivo. En sentido de carencia de estos, queda en evidencia su individualismo egocéntrico, su falta de empatía, su apatía ante situaciones que requieren de solidaridad y nos muestran dejadez e injusticia.

 

Todo lo anterior positivo igualmente lo podemos observar en nuestro alrededor -familia, amigos, vecinos, conocidos…- y conviene reforzarlo, reconocerlo, potenciarlo. Practiquemos la “elegancia social” de los valores para crear -recrear- una sociedad mejor.

 

Recuerdo que cuando aprobé el Acceso a la Universidad para mayores de 25 años, uno de los temas “estrella” fue exponer sobre la repercusión de los valores en la persona y en la sociedad. Tuve la oportunidad de explayarme pues tenía reciente una extensa formación, muy valiosa en su contenido, que me facilitó la multinacional en cuya área de RR. HH. trabajaba entonces. La valoro de ese modo pues el equipo que vino a España desde EE. UU. era un potente grupo de profesionales de Psicología Social pilotado por Clare V. Graves (1914/1986). Algunos fueron asesores de importantes personajes, por ejemplo el conocido como Don Beck -Don Edward Beck-, trabajó con Nelson Mandela. Este grupo de formadores con una inmensa labor y trayectoria, nos ofreció una amplia visión de la evolución del ser humano, de la sociedad en general y de sus valores, revisando las diferentes escuelas y estudios de motivación, modelos de comunicación y el desarrollo de la persona en todo tipo de organizaciones y países.

 

Aunque sea un atrevimiento por mi parte resumir todo lo tratado, quiero dejar una pincelada de aquel gran recuerdo vivido intensamente. Destaco el concepto de sistemas de valores en la evolución humana y algunas características de estos: la Trascendencia, dando sentido a la vida individual y social; la Durabilidad en el transcurso de la existencia; su carácter Íntegro, que no es divisible; su Aplicabilidad a situaciones concretas de la vida; la Satisfacción que producen; su Divergencia polar, es decir el valor positivo y el negativo, valor y contra-valor; el sentido Evolutivo y la Flexibilidad pues surgen cambios con las necesidades y experiencias de los individuos y de la sociedad; la Jerarquía de valores, unos son considerados de rango superior -libertad, respeto, dignidad…-, otros tienen un nivel más básico en función de necesidades personales.

 

En términos del profesor Graves, “los niveles de la existencia de la naturaleza humana se preparan para un salto trascendental futurista”. En la evolución del ser humano, los nuevos tiempos generan nuevas formas de pensar. En el mundo organizacional hemos ido pasando de “cómo tratar al personal” al “capital humano”, a los recursos humanos, a la responsabilidad social, etc. Otro tanto ha sucedido en el mundo escolar: la tecnología educativa revisa la formación de formadores empatizando más con el formando. En la sociedad hoy día hablamos de ecologismo, de planteamientos globales, de igualdad, de resiliencia, de gestión de los residuos… La naturaleza humana es cambiante debido a las condiciones de vida, creando nuevos sistemas y nos vamos adaptando a situaciones renovando o actualizando algunos valores orientándolos a los nuevos problemas existenciales de la vida humana: de etapas por la subsistencia individual nos vamos adentrando en una sistema de valores que se orienta más hacia el ser, a la vinculación y sensibilidad hacia los problemas tanto ecológicos como sociales, en ocasiones por recuperar “el norte” posiblemente perdido. En la trastienda de todo ello se pueden apreciar y enlazar distintas escuelas de Motivación como la Pirámide de Necesidades de A. Maslow -Fisiológicas, Seguridad, Pertenencia, Reconocimiento y Autorrealización-, la Teoría de Motivación-Higiene de F. Herzberg, la Necesidad de reconocimiento-Caricias del Análisis Transaccional de E. Berne.

 

El desarrollo de la aportación de Graves se plasmó en la denominada Dinámica Espiral, como un modelo de análisis de valores en evolución, ampliado por varios de sus colegas, el citado Don Beck, Christopher Cowan, Ken Wilber y otros, quienes han aplicado estos conocimientos en ámbitos organizacionales, sociales y culturales. En esencia, recuerdo que según la clasificación de las etapas de valores contempladas, el ser humano y nuestra historia como sociedad pasa por las siguientes fases o se observan combinación de las mismas:

 

  1. Reactiva de subsistencia, motivada por la supervivencia y las necesidades básicas del cuerpo.

  2. Tribal, como posicionamiento de estabilidad social con utilización de supersticiones e ídolos y líderes populistas.

  3. Egocéntrica, orientación de poder o fuerza individual.

  4. Normativa-Reguladora, basado en el valor de las reglas y el énfasis de enfoques religiosos.

  5. Competitiva, fundamentada en el pragmatismo materialista.

  6. Personalista-Social, con orientación por la pertenencia y preocupación por los demás, con relativismo cultural y retorno de lo afectivo y el relax corporal.

  7. De Conciencia Existencial, como humanidad integrada, reconociendo los valores de las etapas anteriores.

  8. Experiencia existencial, necesidad de contemplar y estabilizar la vida a largo plazo.

Ante cualquier situación de tensión o dificultad podemos reaccionar en aplicaciones de lo que casi siempre hemos llamado “san para mí” o tener una visión futurista, más solidaria de vivir y dejar vivir, asertiva y empática que permita comprender -respetar- otras perspectivas e ir avanzando con valores de esa conciencia existencial global.

 

Hasta aquí el recuerdo y resumen sobre la experiencia de aquel grupo estadounidense. A la formación recibida pude añadir una serie de actividades con diversos colegas de grandes empresas, ya que recibimos juntos aquellos seminarios y elaboramos proyectos coordinadamente. Como observarán yo mismo me expreso con valores de agradecimiento, de valoración de la labor de otros profesionales, de trabajo en equipo pues hicimos tarea juntos, de afecto y reconocimiento hacia la responsabilidad social corporativa de grandes organizaciones que nos facilitaban la preparación más adecuada para extender y aplicar esta formación a nivel organizativo para la mejora de la comunicación, el liderazgo, la negociación… y el desarrollo de las personas, en general. 

 

Autor: Pedro María Ribera, simpatizante de Mundo Motiva y genio compositor e intérprete de guitarra española

Visto 428 veces Modificado por última vez en Sábado, 11 Junio 2022 14:11